iskilled

The latest e-Learning system benchmark

Home eLearning y Empresa Los 8 pasos fundamentales para estructurar un curso online

Los 8 pasos fundamentales para estructurar un curso online

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hay muchos desafíos a la hora de iniciarse en la formación en línea: tener buen contenido, estructurarlo de forma efectiva y promocionarlo adecuadamente son algunos de ellos.

Incluso si tienes contenido de alta calidad y ya lo has enseñado en un aula tradicional, la modalidad digital conlleva un enfoque distinto, lo que deja a muchos profesionales y empresas sin saber dónde o cómo comenzar.

En este artículo te presentamos los 8 pasos fundamentales del proceso didáctico, basados en el modelo probado de Robert Gagne que debes tener en cuenta al estructurar tu curso de eLearning. ¡Empecemos!

1. Llamar la atención del estudiante desde el inicio

Tus alumnos decidirán en cuestión de segundos si tu curso vale la pena, ¡asegúrate de comenzar con éxito!

Pero no te sientas presionado: la creación de una introducción que llame la atención no tiene por qué ser complicada ni llevar mucho tiempo. La clave es que los primeros 5 minutos sean concisos y apelen a su curiosidad.

Independientemente del tema, las formas más comunes de llamar la atención son:

  • Compartir una estadística poderosa.
  • Plantear una pregunta que invite a la reflexión.
  • Ofrecer una actividad interactiva.
  • Presentar una historia de éxito motivacional.

2. Informa tus objetivos

La comunicación de los objetivos desde el inicio es clave. Los alumnos deben saber exactamente qué van a aprender o poder hacer al finalizar el curso.

Puedes presentar los objetivos como una lista de viñetas concisas: «Al final de este curso, podrás detectar un caso atípico y tomar las medidas adecuadas para detener la situación antes de que sea demasiado tarde».

También hay otras formas de presentar los objetivos, como convertirlos en preguntas: “¿Cómo puedes identificar un caso atípico? ¿Qué harías si vieras algo sospechoso?».

También puedes enmarcar los objetivos de aprendizaje como un desafío que los alumnos deberán superar para aprobar el curso: «¡Tu misión es identificar un caso atípico y detenerlo antes de que sea demasiado tarde!».

La clave es centrarse en los resultados que el alumno obtendrá del curso, para que sepa qué debe esperar.

3. Asociaciones con aprendizaje previo

Como lo plantea Robert Gagne en su modelo, antes de presentar contenido nuevo es recomendable que estimulemos el recuerdo de conocimientos previos. Así, a los alumnos les resultará más fácil incorporar nuevos conocimientos a largo plazo y podrán abordar el nuevo material con confianza.

Hay diferentes formas de lograr esto:

  • Hacer preguntas sobre experiencias pasadas o conceptos que ya hayan aprendido.
  • Hacer una evaluación mediante un ejercicio o quiz.
  • Presentar un escenario o un problema y pedirles que lo resuelvan.
  • Agregar un breve resumen de los conocimientos o conceptos que ya dominan.

4. Presentar contenido nuevo

Finalmente, llega el momento de presentar nuevos conocimientos, información y habilidades a tus alumnos.

Como lo hemos mencionado en artículos anteriores, es importante que llegado este punto te centres en agregar variedad; es decir, incluir más que solo texto para presentar la información. Puedes incluir imágenes, gráficos relevantes, ejemplos de la vida real y material multimedia que ayude al alumno a visualizar y comprender cada concepto.

Lo importante es no sobrecargar al estudiante, para así evitar la frustración y la deserción. Intenta organizar tu contenido de manera que permita a los alumnos asimilar la nueva información sin sentirse abrumados.

En cuanto a la estructura, divide el contenido en partes pequeñas para que sea más fácil de digerir, y siempre que sea posible proporciona ejemplos para ayudar a tu audiencia a aplicar y hacer.

5. Proporcionar orientación durante el proceso de aprendizaje

Si bien los alumnos están tomando un curso e-learning asincrónico (o sea, no en vivo)  y no podemos estar en tiempo real a su lado, ciertamente no queremos que se sientan frustrados, solos o abandonados.

 

En el contexto del eLearning, puedes proporcionar orientación mediante:

  • Recomendaciones sobre la frecuencia con la que el usuario debe regresar al curso.
  • Guías complementarias para que el usuario complete las actividades.
  • Ideas para que el alumno refuerce las nuevas habilidades o conocimientos.
  • Ejemplos o consejos sobre el aprendizaje en línea general.
  • Estudios de casos, analogías, imágenes y metáforas para apoyar el aprendizaje.
  • Ayudas por chat, foros de discusión y sesiones de juego de roles.

6. Promover y dar oportunidades de práctica

La práctica le ofrece al alumno la oportunidad de experimentar con sus nuevos conocimientos y habilidades. Al aplicarlos repetidamente, puede codificar gradualmente el nuevo contenido en la memoria a largo plazo.

Dentro del e-learning, puedes brindar oportunidades de práctica en forma de preguntas de opción múltiple, experiencias ludificadas (Gamificación), interacciones de arrastrar y soltar, preguntas basadas en escenarios, simulaciones y mucho más.

7. Dar feedback

En este punto del proceso, tu alumno debe poder demostrar o comunicar el conocimiento o la habilidad que ha adquirido en su módulo de capacitación.

Para este paso, es importante incorporar elementos interactivos o de evaluación que requieran que el alumno ponga en práctica sus conocimientos. Una vez que lo haga, debes poder darle al alumno una devolución sobre su desempeño, y posibles puntos de mejora.

8. Evaluar el aprendizaje

Finalmente, es el momento de ver si tu contenido realmente ha ayudado a tus alumnos a alcanzar los objetivos de aprendizaje establecidos al inicio. Asegúrate de solamente evaluar a los alumnos sobre lo que ya han aprendido…sino corres el riesgo de frustrar o decepcionar al estudiante.

La forma más común de realizar una evaluación dentro de un curso de eLearning es incluir una evaluación al final de la experiencia; sin embargo, también es recomendable incluir evaluaciones intermedias a lo largo del curso.

¡Y nunca olvides que las preguntas de la evaluación deben estar alineadas con los objetivos de aprendizaje!

Esperamos que estos ocho pasos para estructurar un curso de e-learning de forma efectiva te sean útiles. Si tienes comentarios o dudas, ¡no dudes en dejar tu comentario a continuación!

Genera cursos eLearning de alto impacto con iSkilled

¿Estás pensando en modificar tus cursos de eLearning para que sean más interactivos? ¿No estás seguro de cómo hacerlo? Con nuestras soluciones de eLearning, no tienes nada de qué preocuparte. Incluso si tú o tu equipo no tienen experiencia, crear cursos de eLearning efectivos y atractivos para los alumnos es fácil y rápido. Contacta con nosotros aquí para comenzar.

Si tienes preguntas, envíanos un mensaje. Estaremos felices de discutir tus necesidades.

Deja una respuesta