Una guía para utilizar videos en tus cursos en línea - iskilled

iskilled

The latest e-Learning system benchmark

Home eLearning y Empresa Una guía para utilizar videos en tus cursos en línea

Una guía para utilizar videos en tus cursos en línea

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hoy en día, gran parte de las personas prefieren los contenidos en formato de video sobre cualquier otro formato. ¿Por qué? El cerebro humano responde más fácil y rápidamente a las imágenes en movimiento, antes que al texto o a otros tipos de material de aprendizaje. Así,agregar videos a tu curso en línea es una excelente manera de hacerlo atractivo y efectivo.

En consecuencia, aprender a crear videos es una de las principales preocupaciones de quienes deciden ofrecer cursos en línea. Afortunadamente, con las tecnologías y equipos disponibles actualmente, hoy en día, las posibilidades son infinitas.

En este artículo te explicaremos los puntos más importantes a considerar a la hora de crear y agregar videos a un curso online. 

Cómo crear cursos online en vídeo

Consejo #1: Lo primero: Crea un guión o estructura

Tu guión no tiene por qué ser digno de un Oscar, pero es muy importante tener claro cuál va a ser la estructura general del curso. Así podrás asegurarte de que se incluya toda la información importante y no se te escapen puntos importantes. Además, tener un guión te ayudará a controlar la duración del video.

Por otro lado, también puede ser muy útil si planeas usar actores, un narrador, animaciones u otros recursos. Crear un guión de la escena y un diálogo (ya sea exacto o una idea general) puede ayudar a quienes no están acostumbrados a estar frente a la cámara para sentirse más cómodos.

Lectura recomendada: Descubre el sistema perfecto para crear la estructura de los vídeos de tu curso online

Consejo #2: Asegúrate de que los videos sean de buena calidad

Tu video puede perder credibilidad si los estudiantes lo perciben como desactualizado, poco profesional o de bajo presupuesto. Por eso, aunque se trate de una producción sencilla, no solo es importante que tus videos tengan una buena definición, sino que también estén bien grabados y editados.

Para ello, es importante dedicar algo de tiempo y hacer uso de algunos recursos clave, como una cámara decente (recomendamos la webcam Logitech C920e como mínimo), un buen micrófono, una buena iluminación y un software de edición de video (por ejemplo Camtasia).

Consejo #3: Incorpora subtítulos en tus videos

Hay muchas personas que ven contenidos en sus teléfonos sin sonido, ya sea porque se encuentran en espacios públicos, porque no tienen sus auriculares consigo o porque así lo prefieren. Por eso, agregar subtítulos significa que tu video será mucho más accesible y fácil de seguir.

Incluso para aquellos que ven los videos con sonido, el texto es una forma complementaria de transmitir la información, que en el caso de los cursos en línea ayuda a fijar los contenidos y a transmitirlos con más claridad.

Finalmente, si incluyes subtítulos, ¡tus vídeos serán también accesibles para las personas con problemas de audición! Por eso, tómate tu tiempo para asegurar que tus materiales audiovisuales siempre tengan subtítulos. Valdrá la pena.

También leer: ¿Qué tipos de contenido debo incluir en mi curso de eLearning?

Consejo #4: Considera la duración de los videos

¡La capacidad de atención promedio de un adulto es de solo 8 segundos! Aunque posiblemente tus alumnos se mantendrán enfocados en tus lecciones por más tiempo (si realmente están interesados en aprender), es muy importante que tus videos sean cortos.

Una buena idea es enfocar cada video (o los capítulos dentro de cada video) en un solo concepto importante u objetivo de aprendizaje.

Si estás dudando sobre la duración ideal, ten en cuenta que, según un estudio realizado por TechSmith en 2016 sobre la audiencia de videos, la mayoría de las personas prefieren videos que duran de 6 a 15 minutos. Por lo tanto, ninguna lección debería durar más de 20.

Si tienes demasiado contenido, ¡entonces divídelo en más fragmentos pequeños! Tus alumnos te lo agradecerán y tu también te verás beneficiado ya que así es más probable que completen el curso y quieran adquirir más contenidos.

Consejo #5: Elige el formato de video que mejor se ajuste a tu contenido

Dependiendo del tema, algunos formatos serán mejores que otros. Por ejemplo, si estás capacitando a los alumnos sobre cómo usar un software, muestra una captura de pantalla en video que ilustre la utilización del software, complementada con una explicación por voz.

A continuación, mencionaremos algunos de los formatos típicos a los que puedes recurrir.

1. Videos de persona hablando

Estos videos son el caso típico en el que tú o un experto en el tema hablan frente a la cámara. Es una de las mejores formas para que tus estudiantes te conozcan o se relacionen con el instructor.

Sin embargo, si bien esta es una de las formas más atractivas de aprender, se necesita habilidad para crear un video de este tipo. En general, este formato funciona muy bien para los videos de introducción y conclusión de los cursos. Utiliza estos videos para presentarte y explicar el programa de la clase, los horarios, los objetivos y las expectativas.

También es una gran oportunidad para compartir algunos datos divertidos sobre el tema o sobre la academia. Esto puede ayudarte a generar cercanía con los alumnos, algo difícil en los entornos remotos.

2. Diapositivas grabadas

Uno de los mejores formatos de video para comenzar es una presentación de diapositivas simple con una voz grabada en paralelo. Por un lado, es un formato muy común para los cursos en línea, por lo que el público está acostumbrado. Incluso en las clases tradicionales, muchos estudiantes y profesionales están familiarizados con aprender de alguien que habla junto a una plataforma de diapositivas.

Al mismo tiempo, las diapositivas actúan como guión, por lo que no será necesario que memorices un discurso completo. Además, es algo fácil de crear sin comprar un montón de software y equipos de video. Todo lo que necesitas es un software de diapositivas como PowerPoint o Google Slides, y un software de grabación de pantalla y edición de video, los cuales probablemente ya tengas en tu computadora.

3. Compartir pantalla

Un screencast, o grabación digital de la pantalla de una computadora, es el mejor formato para mostrar cómo usar un software, aplicación o página web.

Por ejemplo, un video de capacitación de recursos humanos podría ser un screencast que explique cómo los nuevos empleados pueden configurar su nueva cuenta de correo electrónico.

4. Videos de demostración

¿Enseñas algo que se hace con las manos, como cocinar, construir o hacer manualidades? En esos casos, mostrar lo que está frente a ti es más importante que tener la cara en la cámara. Por eso, un video de demostración será perfecto.

Para hacer un video de demostración, puedes grabar una toma aérea o configurar una cámara frente a ti o hacia un lado mientras trabajas. Puedes hacer la demostración y hablar al mismo tiempo, o grabar tu proceso natural y grabar una voz en off más tarde.

Conclusión

Los cursos online basados en videos llevarán tu capacitación al siguiente nivel, especialmente si eres estratégico en la forma en que los creas y en cómo los impartes. ¡Utiliza los consejos que acabamos de darte y conseguirás ofrecer excelentes videos que realmente beneficien a tus alumnos!

Genera cursos eLearning de alto impacto con iSkilled

¿Estás pensando en modificar tus cursos de eLearning para que sean más interactivos? ¿No estás seguro de cómo hacerlo? Con nuestras soluciones de eLearning, no tienes nada de qué preocuparte. Incluso si tú o tu equipo no tienen experiencia, crear cursos de eLearning efectivos y atractivos para los alumnos es fácil y rápido. Contacta con nosotros aquí para comenzar.

Si tienes preguntas, envíanos un mensaje. Estaremos felices de discutir tus necesidades.

Deja una respuesta